Sou uma montanha

Sou_uma_montanha
Sou uma montanha
puro cerne
ou assim é como me sinto
a meirande parte do tempo
Mas em realidade…
sou uma montanha…
de azucre
Uma montanha de azucre,
onde cada grão está vivo,
e caminha cara o cúmio
cada dia
termando de si mesmo
turrando cara arriba.
E há dias…
há dias,
que acabo desparramada
e há que voltar começar
……………………………………………………………………..
Soy una montaña
de pura roca!!
o eso es lo que siento
la mayor parte del tiempo
Pero en realidad
Soy una montaña …
de azucar
Una montaña de azucar,
donde cada grano está vivo,
y camina cara a la cumbre
cada dia,
sosteniéndose a sí mismo
empujándose cara arriba.
Y hay días …
hay días
que acabo desparramada
y hay que volver a empezar

Creando joyas de tela

Hace semanas que no sé qué hacer con este blog, no acabo de maridar bien con Wp y como este año ha sido un revulsivo en mi vida, en el que he renacido en otra yo, tengo que volver a re-ubicarme y ubicar OTRA VEZ mi actividad bloguera… y voy posponiendo publicar porque no me acabo de encontrar en este espacio, seguramente emigre a mi querido Blogger, o no, todavía no sé.

 

En fins, mientras tanto quiero compartiros otra de mis creaciones en tela, desde hace unos días estoy que no paro, necesito coser y crear adornos y en eso ando :)

He hecho un brazalete para usar de cara al verano, es el primero que hago, como siempre con material que ya tenía por casa, tengo infinidad de cajas llenas de cositas que -pienso yo – algún día pueda llegar a utilizar.

xoieria textil - meninheira

Ya no me duele que el resultado no sea “perfecto”, o “lo que esperaba”, o cualquier otra consideración negativa. He decidido hacer, porque la única forma de llegar a algún lugar es caminando, así que en camino me hallo.

xoieria textil - meni

xoieria textil - meni2

 

Ahora mismo estoy trabajando en un colgante, pero eso ya es otra historia…


Libros vivos de política para niños I

Encontrar libros que introduzcan de manera amena valores políticos en los niños no es fácil, así que voy a compartiros algunos de los que leímos el año pasado para que os sirvan de inspiración.

Caja de Cartón, de Txabi Arnal y Hassan Amekan
Otro libro que trajo la pequeña de la biblio. Terrible relato de la realidad de los emigrantes,  tan actual hoy en día por los desplazados que huyen de las guerras. A mi me hizo llorar, pero es un libro precioso con final feliz.
A partir de 9-10 años.

caixa de cartón

Azul, ¿otra hormiga negra? de Rafael R. Valcarcel y Eugenia Nobati
Azul es un canto a la desobediencia, a la diversidad, a la libertad de expresión,…
A partir de 6 años.

 

El fantasma de Karl Marx de Ronan de Calan e Donatien Mary
Lo recomiendo para introducir a los niños en la lucha de clases, el contrato social, el manifiesto communista,…
A partir de 12 años

El fantasma de Karl Marx

El fantasma de Karl Marx 3

 

————————————————————

 


(mis) efectos secundarios de la quimioterapia

Sigo escribiendo lo que a mi me hubiera gustado leer cuando empezó todo esto del cáncer, palabras que pretenden deshorrorizar un poco toda esta marabunta que sientes (o te hacen sentir) cuando te dicen que es positivo, palabras a fin de cuentas que pretenden llenarte un poco de cosas positivas.

Hace meses que escribí este post, creo que no estaba preparada para publicarlo, a veces creo que soy demasiado exhibicionista, a veces creo que escribo demasiado poco, a veces pienso que quizás ayude a alguien leerlo, otras veces pienso que nadie me lee,… en fin, al final me he atrevido a publicarlo.

Va a ser un post más íntimo de lo normal, de mi normalidad en la red, vaya, pero si yo hubiera leído algo así al principio lo hubiera agradecido tanto..!! así que aquí va, aviso que es largo, cuento intimidades e incluso incluyo una foto medio desunda, yo que nunca antes había colgado fotos en la red, pero de repente he sentido la necesidad no ya de mostrarme, si no de dejar mi recuerdo por si me voy antes de lo esperado. Espero que no ofenda a nadie y ayude aunque sea a una persona a mirar su proceso de otra manera, perdonadme también si me repito un poco respecto al post anterior, el de las “costumbres sociales en torno al cáncer“.

Cuando te dan la noticia de que portas un cáncer, además de los miedos sobre tu vida que despierta la enfermedad, también te entra un pavor enorme sobre los “terribles efectos secundarios” que vas a padecer con la quimioterapia. Todo el mundo se encarga de contarte lo fatal que lo pasó “alguien” con la quimio, si buscas por internet más de lo mismo, que si no te mata el cáncer, te mata la quimo, oye!!  ¡¡PUES NO!! permitidme que haga otro post deshorrorizando el cáncer, ya bastante miedo pasamos para que encima nos horroricen la enfermedad, que una cosa es el dolor y otra el sufrimiento, no entiendo a toda esa gente que “para animarte” añaden sufrimiento.

Si quereis acompañar a un portador de cáncer
y no sabeis qué decir,
darle un gran abrazo y decidle al oído:
esto también pasará.

Como siempre, este post es totalmente subjetivo, personal e intransferible :) a mi me ha ido así, a tí igual te va mejor o un poquito peor. Hoy en día las quimios están completamente personalizadas, se preparan en exclusiva para cada persona y como cada uno somos distintos, la reacción de nuestro cuerpo a la quimio varía mucho, pero intenta afrontar siempre la quimio lo más positivamente que puedas, he comprobado que cuanto más fuerte de ánimo vayas a la quimio, MENOS EFECTOS SECUNDÁRIOS, yo he tenido unas quimios buenísimas, la segunda fué la que me dió más fuerte los efectos secundários y fué porque ese mes había tenido unos disgustos muy grandes (por otros temas que no tenían relación con la medicina).

También te recomiento preparar el cuerpo para la quimio, no sólo a nivel mental, si no también físico. Yo empecé a beber agua de mineralización débil un mes o dos antes de empezar con la quimio para descargar lo máximo posible a los riñones, que son los que más sufren, también puedes tomar alimentos que le ayuden a limpiarse (san gugel te dará toda esa información) y utilicé aceite de sésamo que por lo visto también es desintoxicante (ahora estoy usando además, aceite de argán, que he descubierto que también desintoxica, nutre e hidrata).

Otra cosa que considero importantísima es la escucha activa de tu cuerpo, párate a escucharlo, deja fuera todo el ruido de médicos, familiares, amigos,… y escucha a tu cuerpo. Él es el que te va a decir qué necesita, qué alimentos le hacen bien con la quimio y qué alimentos le están haciendo daño.

Y tan importante o más que lo anterior, no sólo para minimizar los efectos de la quimio, si no para levantar ese ánimo que a veces decae, ¡¡VIVE!!, no dejes de divertirte, de reir, de amar, sólo porque tengas cáncer, al contrario, vive más intensamente, ama sin límites y sin mesura, disfruta el hoy porque es lo único que tenemos y mañana igual, vuelve a disfrutar tu día y pasado y al otro.

Como mis niños eran pequeños, yo tenía muchísimo miedo a ponerme muy malita con la quimio y que ellos me vieran así, sufriendo, así que pasé mucho miedo antes de empezar con la quimio por este motivo y también les avisé a ellos: “me van a dar una medicina para acabar con el cáncer que me va a poner malita unos días, pensad que no es que esté enferma, si no que es por la medicina que es muy fuerte“. Esto les hizo tanto bien!!! porque cuando llegaron esos días que yo no estaba “pa ná” y se asustaban y temían por mi, sólo teníamos que recordarles que era por la quimio, que iba a pasar en unos días y ya se les cambiaba la cara.

Y en fin, aquí están los efectos secundarios que YO he tenido:

Mi primera vez:

El primer día estaba tan asustada que creo que hasta temblaba, me pincharon la vena de la mano izquierda, no me hicieron ni pizca de daño, a mi!! que me dan pánico las agujas y que lloro, por liberar la ansiedad que me provoca, cada vez que me hacen un análisis de sangre. Todo iba bien y mi santiño se ausentó para pedir las medicinas que me iban a dar para paliar los efectos de la quimio (corticoides, protector de estómago y un jarabe para las nauseas), volvió y yo seguía estupendamente, leyendo para distraerme. Pero se hizo tarde y había que ir a buscar a los niños, así que quedé sola, al rato empezó a correr por la vena otra de las medicinas y uno de los componentes me quemó la vena. No tengo miedo a mostrar mis sentimientos, no los reprimo nunca, así sean risas o lágrimas, así que lloraba, del dolor y del miedo, y las enfermeras me mimaban, qué maravilla las enfermeras de las unidades de día, sin duda ellas hacen que el proceso sea mucho más llevadero.

Después de eso, me animaron a que me pusiera un port-a-cath y todo ha ido genial, quitando el hecho de que me pone supernerviosa cuando me están metiendo las medicinas, no siento nada, pero de alguna manera “siento” que todo eso entra en mi cuerpo y me pone muy, muy nerviosa. Estoy en el sofá bailando con los piés, recuerdo una de las auxiliares que siempre se acercaba a mi y me paraba los pies cariñosa. Las últimas quimios me levantaba con mis bolsas colgando del “chisme” ese y paseaba por la sala 10, 15 minutos. Iba saludando una y otra vez a los otros pacientes, dedicándoles una sonrisa, y quemando mis nervios. También tengo que decir que yo soy muy -como decimos los gallegos- formiguillo, muy bule-bule, um bilurico… ¿cómo se dirá en castellano? hiperactiva?? 😉

Por cierto, una cosa curiosa, a partir de la segunda quimio ya no me pinchaban en la vena si no que la medicina entraba directamente a la yugular por el port-a-cath, pero a pesar de eso, la vena que se quemó en la primera SE QUEJABA, era como si “recordara” la quemadura y me volvía a doler.

Al salir de la quimio estás como drogada, con uncolocón” muy plácido la verdad, estás así atontada pero muy a gustito hahahaha. Esa primera noche la pasé normal, al día siguiente seguía normal, y a la noche había un concierto de los Ruxe-Ruxe a media hora de casa y yo quería ir porque me encantan, así que al llegar la hora nos fuimos los cinco al concierto y bailé (flojito porque estaba recién intervenida para colocar el reserborio) y canté y me sentí genial por estar allí un día después de mi primera quimio, me sentí fuerte, sentí que iba a poder, sentí que tenía el poder!!
Esa noche empecé a notar el estómago raro, y os comento que siempre he tenido el estómago delicadito.

Al día siguiente tuve ardor de estómago, me duró día y medio el ardor de estómago, dolía, de la forma que duele el ardor de estómago, nada excepcional, vaya, tengo amigos que tienen ardor de estómago desde la universidad y viven con él, yo sólo lo había padecido un día y medio, no era para protestar, no era nada terrible.

Siguiendo con la escucha activa a mi cuerpo, descubrí que los corticoides que me daban para tomar los días después de la quimio para que no tuviera nauseas y demás, me provocaban dolor de estómago. Así que se lo comenté a la oncóloga y decidimos probar a ver qué tal, aunque me dió igual las pastillas por si acaso. Y no me hicieron falta, así que no tomé ni los corticoides, ni el jarabe para las nauseas, sí en cambio el protector gástrico, sin abusar, intentando siempre tomarlo sólo cuando fuera estrictamente necesario.

No tuve nauseas ni vómitos.
Dicen que si has tenido nauseas durante los embarazos es más fácil que después las tengas con la quimio, bueno, pues yo padecí las nauseas en mi último embarazo y ni una sóla durante la quimio.

Todas las veces me empezaron los efectos secundarios sobre el segundo o el tercer día.
Después tienes unos días que estás cansadísima y con menos fuerza (mis hijos todavía se ríen cuando recuerdan el día que acabé agotada intentando abrir una puerta corredera del armario, que se había quedado atascada).

Durante los días de “pico químico” como yo le llamaba, va y viene una sensación superdesagradable de estar envenenada, de que te estás muriendo envenenada, en esos momentos te vienes abajo, creo que para mí fué de lo peor, a Dios gracias nunca duraba mucho tiempo (como mucho sólo era un día y además iba y venía), pero en ese momento te invade la desesperanza y es cuando tienes que tener la sangre fría de centrarte en la realidad, hacerte ver que no es cierto, que es un efecto secundario de la quimio y que también pasará. (Ya os contaba en el post anterior que esta lucha es contra el cáncer y contra tí).

No he tenido ese malestar de que las comidas tengan sabor metálico, sí que los días de pico químico sentía como si el paladar fuera de plástico, pero lo mantenía a raya tomando cositas frescas como fruta, helado, o cocacola con limón y hielo (sí, confieso que he pecado), remedio que sabía que iba bien por mi querida Madalen, que también es una guerrillera del cáncer.

Tampoco he tenido sequedad ocular, al contrario, mucho lagrimeo que además me hacía gotear la nariz, pero yo creo que era más por el aceite que me echaba antes de la hidratante, que siempre me acababa entrando algo en los ojos (por las pocas cejas y las pocas pestañas).

Algún día también me salió alguna (UNA) afta, pequeñita y en seguida me deshice de ella con un colutorio que me dió el dentista a base de ácido hialurónico.

La segunda tanda de quimio ya no afectaba al estómago, me dijeron que tenía otros efectos secundários aunque recomendaban que siguieras tomando el protector gástrico los días después de la quimio, he de decir que yo probé a ver si podía pasar sin el y efectivamente así fué. Decían que podía afectar a los huesos y músculos, y algunas chicas me dijeron que tuvieron que tomar calmantes algún día. Yo sólo noté en algunos momentos durante el pico químico (que duraba muchísimo menos que con los primeros ciclos) un leve dolor muscular como cuando tienes gripe, pero más leve.

Esta segunda quimio también me afectó más a la piel, fué como si se me afinara y se me hacían rozaduras más facilmente, también notaba que el sol me afectaba más.

No había ya dolor de estómago, ni casi cansancio, en realidad casi no notaba esta quimio pero tenía en mí otro efecto secundario. El segundo día me invadía la desesperanza, era capaz de reconocer que era un efecto de la quimio, podía racionalizarlo hasta comprender que no era real, que era la quimio, pero era tan fuerte que me hundía. Me pasaba literalmente dos o tres días llorando y convencida de que me iba a morir, con la última dósis fué tan fuerte que fuí a urgencias a pedir “algo” yo que quería celebrar mi último día en Compostela, en el día grande de Galicia, ains, pero no pudo ser, tomé la pastillita ese día y al día siguiente por la mañana, después a lo largo del día se fué yendo la desesperanza y ya no la volví a tomar.

CANCER-photomaton 2

♥ El pelo:

Caída del pelo: este es el efecto secundario más visible y quizás el más visibilizado. Lo primero que te dicen es: “se te va a caer (todo) el pelo” y después te hablan del tema de las pelucas y los pañuelos, pero de ese tema ya hablé en mi post anterior: sobre las “costumbres sociales en torno al cáncer“.

Para irnos acostumbrando a la nueva imagen, decidí ir cortándome el pelo poco a poco, así que un mes antes de la quimio hicimos una sesión de peluquería y una de mis niñas (10 años en aquel momento) me cortó la melena un poquito (bastante). Fué un momento muy divertido del que sacamos muchas fotos para el recuerdo y que sirvió para deshorrorizar todo este proceso.

Como había escuchado/leído que el pelo te caía a mechones y no quería pasar por eso, poco antes de la quimio me dí otra rapada y así fuí a mi primera sesión, con el pelo cortito cortito.

A los 15-20 días de la quimio noté que me caía el pelo si tiraba de él, así que como no quería que me quedasen calvas me pasé la máquina de pelar a mi santiño y me quedé con el pelo al 0. No fué traumático, incluso fué divertido porque por el camino me dejé primero un poco de cresta el tiempo justo para sacar más fotos, no penseis que salí así a la calle hehehe.

En ese momento pensaba que ya no me iba a crecer el pelo hasta sabe-dios-cuando pero craso error, el pelo me siguió creciendo!!! No cubría toda la cabeza, pero casi, lo cierto es que todas las semanas o cada dos, me afeitaba la cabeza, no sé cuánto pelo hubiera salido de no haberlo rasurado, a lo mejor hasta hubiera podido pasar toda la quimio con un poco de pelo, quien sabe? no lo probé, prefería irlo afeitando a ver si así crecía después con más fuerza, además como os digo, lo que me salía no me cubría toda la cabeza, me crecía mucho por arriba pero casi nada por los lados. Quizás hubiera podido pasar toda la quimio con una cresta punkie hehehehe

El primer pelo que perdí fué en los genitales (y es el que está saliendo más lentamente), las axilas, los brazos, sí, también pierdes los pelos de la nariz!! (este tema tenía muy intrigado a mis peques antes de empezar con la quimio, como si yo fuera una especie de ogro al que le salen por fuera los pelos de la nariz),…
En las piernas tenía el laser hecho desde hace 9 años más o menos, pero aún así, algún pelillo díscolo quedó y salía de vez en cuando durante el tratamiento de quimio, así que también me tuve que depilar las piernas alguna vez, vaya tela eh? :)

Las pestañas se fueron cayendo tan lentamente que casi no lo noté, como se ve el ojo “raro”, me pintaba la raya y ya me veía monísima. Lo que “peor” llevé fuéron las cejas, cada día las miraba y casi que contaba los pelos que quedaban!! aún así estuve con cejas casi, casi hasta el final, de hecho no llegué a perder todo el pelo de las cejas nunca, siempre quedó una sombrita. Lo bueno es que han crecido otra vez rapidísimo y hoy tengo cejas otra vez!!! y sabeis qué?? al principio me veía rara con “tanto pelo” hahahahaha

 

Había leído alguna cosita por internet sobre el tema del pelo y había muchas chicas que decían que con la segunda tanda de quimio, al cambiarte la medicina, ya empezaba a crecerte el pelo, pero yo seguía en mis trece de rapárme semanalmente para que luego saliera con fuerza. La última vez que me lo rapé fué con la penúltima quimio, contando que me rapé la primera vez a mediados de marzo, creo que sólo he estado pelona unos 4 meses, tampoco es para tanto verdad? Porque esto es otra de las cosas que te dicen: “cómprate la peluca, que son muchos meses y tampoco vas a estar “así” (así de horrorosa, claro, no lo dicen pero se intuye, la madre que los parió!!!)

Hoy hace 2 meses de mi última quimio y luzco “la melena” que veis en la última foto. No está mal no? No ha sido para tanto, sólo es pelo y vuelve a nacer.

 

El pelo nuevo: dicen que nace distinto al que tenías antes, tampoco nada extraordinario, no te vas a volver de repente rubia platino eh?

Yo usaba henna desde jovencita, cuando me crecía el pelo me veía que tenía canas pero vaya, seguía teniendo la mayoría del pelo marrón. Cuando me pasé la rapadora tras la primera quimio y quedaron las raices al descubierto (hacía mes y pico que no me echaba henna) descubrí que todo el pelo estaba gris. No sé si fué el disgusto, pero fué un descubrimiento para mi. Ahora que está creciendo, veo que sigue como cuando lo rapé la primera vez, así que ahora tengo el pelo, “del color de las estrellas”. Soy, como dice mi amiga Tina, una “foxy grey” pero no sé si me lo voy a dejar así, me gustaba mucho mi melena roja y la extraño tanto… Me veo tan mayor de repente (pensad que han pasado apenas 6 meses) que no soy capaz de asimilarlo, no es sólo el pelo gris, es el corte (que me veo muy chico arggggggg) y las arrugas que ha dejado la quimio y que me han preocupado tanto durante todos estos meses (mis amigas lo saben porque les he dado una lata terrible con este tema)… en fin, todavía no sé qué haré con mi pelo, pero casi seguro que no se va a quedar así.

¿Y cómo es? Dicen que te crece con más fuerza… pues no sé, yo no lo veo más fuerte, lo noto más fino, pero claro, antes también tenía la henna que “engorda” el pelo, también lo noto más suave y dicen que te puede crecer rizado, sí, puede ser que lo tenga un poco más rizado. Todavía tengo el pelo demasiado corto (2-3cm más o menos) para valorar cómo está creciendo ahora y también hace muy poco tiempo de la última quimio por lo que cada día me sale pelo nuevo en los más diversos y recónditos lugares hahahahaha

Ah!! cuando me lo dejé crecer no me salió primero pelusilla, a mi ya me salió de repente pelo normal, quizás más fino.

 

♥ La piel:

La quimio reseca la piel, se te empieza a descamar como si tuvieras caspa corporal y debido a la deshidratación te salen arrugas buaaaaaa. Esto ha sido de lo que más me he quejado, grrrr ains, qué frivolidad verdad?

Dicen que no es el momento de empezar con cremas nuevas, así que yo para la cara seguí utilizando mi hidratante de toda la vida, que es una para niños que me recomendó mi dermatólogo hace más de 10 años cuando descubrí que tengo la piel atópica y como siempre me ha ido genial pues seguí con ella. Para el cuerpo utilicé primero aceite de almendras (y me fué genial!!) y después me pasé al aceite de sésamo (por lo que os decía arriba de que también ayuda a desintoxicar). Los dos aceites me han ido estupendamente, además como son naturales y ecológicos sé que no estoy añadiendo más químicos (tóxicos) al cuerpo y os puedo decir que he tenido la piel del cuerpo durante la quimio muy suave e hidratada.

La cara ha sido otro cantar, snif. En la zona de la boca me salieron muchas arrugas, pero SE ESTÁ RECUPERANDO!!! y aunque no creo que vuelva al estado de antes de la quimio, está muchísimo mejor!! quizás poquito a poco… ¿quien sabe? en todo caso, no ha sido nada espectacular.

 

♥ El cerebro:

La quimio reseca el cerebro, hahahahaha bueno, no es para tanto. Sofía, mi enfermera de la unidad de mama (que no sé si os lo he dicho pero es UN SOL) me lo dijo: “con la quimio igual notas que te cuesta recordar las cosas o que el cerebro va más lento,…” Le llaman “chemo brain” y sí, es cierto, la quimio te aparva (atonta)!! No ha sido nada escandaloso eh? pero sí he notado que de repente “se me va la pinza” con más frecuencia que antes, estoy hablando y como me interrumpas ya me olvido de lo que te iba a decir. O te cuento / pregunto mil veces la misma historia (esto lo sabe bien mi mas-que-vecina, Irene, que es otro sol). Nos hemos reído mucho con esto, bueno, a veces también me he desesperado eh? pero vaya, es lo que hay, si ahora tenemos que pasar una temporada así pues nada, lo importante es que he ido recuperando mi cerebro y ahora “se me va la pinza” lo normal a mi edad hahaha.

Como tengo la inmensa fortuna de ser freelance, no he dejado de trabajar durante todo este proceso, he tomado más días de descanso, he trabajado menos horas, he mantenido menos clientes,… pero trabajar a mi ritmo me ha permitido seguir sintiéndome útil y viva y estar también entretenida. ADORO mi trabajo, me divierte inmensamente.

 

♥ El cuerpo:

Para paliar los efectos secundários te dan corticoides y todos conocemos los efectos físicos de los corticoides ¿verdad? es habitual ver esos cuerpos hinchados por su uso.

Además de los que te dan por vía intravenosa, también te recetan corticoides los primeros 2-3 días después de la quimio. Yo noté que me daba ardor de estómago justo después de tomarlo, así que como os comentaba más arriba, se lo comenté a la oncóloga y me dijo que podíamos probar a retirarlos, por lo que sólo tomé las pastillas los dos primeros ciclos, los 6 restantes nada de nada, así que aunque inché un poquito y he tenido retención de líquidos, no he perdido demasiado mi cuerpo.

Hay que tener poca verguenza para poner esta foto eh? pero esto es lo que a mi me hubiera gustado leer y ver, aunque sea una frivolidad, la parte estética es muy importante, cuando estás siendo dañado de alguna manera física y psicológicamente, parece que vernos bién cobra una especial importancia.

Guerrilheira do cancro

Me he hecho infinidad de fotos durante todo este proceso, casi todas después de la ducha o cuando me iba a vestir, así que he ido fotografiando todos mis cambios físicos. Esta foto la compartí en el FB con el siguiente mensaje:

Hoxe é 19 de outubro, día internacional do cancro de mama,
dim as estatísticas que umha de cada oito pasaremos por esta gherra,
da que hai moito escrito e nem todo é verdade.
Eu continúo a minha particular guerra de guerrilha, sempre erguida, sempre em loita.
(a foto é de hai uns meses, em plena quimio, aínda hinchada da medicacióm).
.
Vai por mim e todas as minhas companheiras

.
Hoy es 19 de octubre, día internacional del cáncer de mama,
dicen las estadísticas que una de cada ocho pasaremos por esta guerra,
de la que hay mucho escrito y no todo es verdad.
Yo continúo mi particular guerra de guerrilla, siempre erguida, siempre en lucha.
(la foto es de hace unos meses, en plena quimio, aún hinchada de la medicación).
.
Va por mi y todas mis compañeras


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies